Oremos por Chile: Boric declara dos días de duelo nacional tras fallecidos en los incendios

0
2

Los bomberos lucharon el domingo contra los enormes incendios forestales que estallaron en el centro de Chile dos días antes, mientras las autoridades extendieron el toque de queda en las ciudades más afectadas por las llamas y dijeron que al menos 112 personas habían muerto.

Los incendios arden con mayor intensidad en torno a la ciudad de Viña del Mar, donde las llamas destruyeron el domingo un famoso jardín botánico fundado en 1931. Al menos 1.600 personas quedaron sin hogar.

Varios barrios del extremo oriental de Viña del Mar fueron devorados por las llamas y el humo, dejando a algunas personas atrapadas en sus casas. Las autoridades informaron de la desaparición de 200 personas en Viña del Mar y sus alrededores. La ciudad, de 300.000 habitantes, es un popular balneario y también acoge un conocido festival de música durante el verano austral.

El domingo por la mañana, el presidente de Chile, Gabriel Boric, visitó la localidad de Quilpé, también muy afectada por los incendios, e informó de la muerte de 64 personas. A última hora del domingo, el Servicio Médico Legal de Chile actualizó el número de víctimas mortales confirmadas a 112 personas.

Boric dijo que la cifra de muertos podría aumentar a medida que los equipos de rescate busquen en las casas que se han derrumbado. Algunas de las personas que llegaron a los hospitales se encontraban en estado crítico.

Rodrigo Mundaca, el gobernador de la región de Valparaíso, donde se encuentran Viña del Mar y otras ciudades afectadas, dijo el domingo que creía que algunos de los incendios podrían haber sido causados intencionalmente, haciéndose eco de una teoría que también había sido mencionada el sábado por Boric.

«Estos incendios comenzaron en cuatro puntos que se encendieron simultáneamente», dijo Mundaca. «Como autoridades tendremos que trabajar rigurosamente para encontrar a los responsables».

Los incendios en los alrededores de Viña del Mar comenzaron en zonas boscosas montañosas de difícil acceso. Pero se han desplazado hacia barrios densamente poblados de la periferia de la ciudad a pesar de los esfuerzos de las autoridades chilenas por frenar las llamas.

El sábado, Boric dijo que las temperaturas inusualmente altas, la baja humedad y las altas velocidades del viento estaban dificultando el control de los incendios forestales en el centro de Chile, que ya han quemado 8.000 hectáreas de bosques y zonas urbanas.

Boric sobrevoló el domingo algunas de las zonas quemadas por los incendios y visitó una escuela que se ha convertido en refugio para los desplazados. Dijo que una casa de vacaciones presidencial a orillas de Viña del Mar, rodeada de grandes jardines, se convertiría temporalmente en un centro de alojamiento para los hijos de las familias afectadas por los incendios.

El presidente declaró dos días de duelo nacional.

«Todo Chile está sufriendo», dijo Boric. «Pero nos levantaremos una vez más».

“A quienes han perdido a un ser querido y también a quienes han perdido sus casas, sus recuerdos y sus pertenencias, sepan que el Gobierno, el Estado y la solidaridad de los chilenos y chilenas está con ustedes. Seguimos trabajando” compartió en sus redes sociales.

Las autoridades pidieron a los habitantes de las zonas afectadas por los incendios que evacuaran sus casas lo antes posible, mientras que a los más alejados de los fuegos se les pidió que permanecieran en sus hogares para facilitar el tránsito de los camiones de bomberos y las ambulancias.

En Viña del Mar y las ciudades vecinas de Quilpé y Villa Alemana se decretó el toque de queda para evitar saqueos.

Los incendios se produjeron durante una semana de temperaturas récord en el centro de Chile. En los dos últimos meses, el fenómeno meteorológico de El Niño ha provocado sequías y altas temperaturas en el oeste de Sudamérica que también han aumentado el riesgo de incendios forestales.

Oremos por consuelo y paz por todos los afectados en esta tragedia.

Mundo Cristiano

Dejanos tu comentario