KENIA: ESTOS DOCTORES AMAN SERVIR EN EL NOMBRE DE JESÚS

0
43
KENIA JESUS
KENIA JESUS

Samantha Conroy nunca soñó con ser doctora. Ella era la clase de niña que se desmayaba al ver sangre.

Así es que, cuando Samantha asistió a la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh y se graduó en biología, sólo pensaba en obtener su doctorado y dedicarse a la investigación.

Pero como Dios trabajó en su vida y ella se rindió a Su Señorío, Samantha vió que claramente Dios la guiaba a la escuela de medicina, que ahora lleva el nombre de Escuela de Medicina Geisinger Commonwealth en Pensilvania. Su primer día de clases presenció una cirugía a corazón abierto y no se desmayó.

Al hacer su residencia en medicina familiar en Waco, Texas; Samantha aplicó para la Post-residencia en el Programa World Medical Mission -un ministerio de Samaritan’s Purse. Desde principio de año, ella ha estado sirviendo en el Hospital Kijabe en Kenia.

“Amo estar aquí,” dijo Samantha. “Disfruto de la medicina familiar porque te permite hacer un poco de todo. Y también disfruto de ayudar a mis colegas de Kenia, doctores jóvenes en entrenamiento que tienen la pasión de ‘ir a las naciones’ usando la medicina para ministrar a otros.”

El programa de Post-residencia es un proyecto completo de dos años de duración para médicos cristianos y sus familias que sienten el llamado a las misiones a través de la medicina. Consiste en ubicar personal médico en los hospitales misioneros donde pueden servir de acuerdo a su especialidad.

Durante su residencia en cirugía pediátrica en la Universidad Vanderbilt, el Dr. Erik Hansen escuchó hablar acerca del Hospital Kijabe y de cómo éste era una oportunidad para el y su esposa, Amanda, para servir en una misión transcultural. Ellos solicitaron el ingreso y fueron aceptados en el programa.

“Samaritan’s Purse es realmente generoso en cómo nos sostiene a los médicos y a nuestras familias en la post-residencia, ha sido realmente una bendición para nosotros,” dijo Erik.

Una vez que el programa de dos años terminó, Erik y Amanda se conectaron con Serving un Mission (SIM) y regresaron a Kijabe como médicos misioneros a largo plazo. Erik es ahora el director del programa de entrenamiento en cirugía pediátrica.

“Ser la Manos y los Pies de Cristo para los niños que sufren y sus familias es un honor y una bendición,” concluye Erik.

FUENTE: LA GACETA CRISTIANA

Dejanos tu comentario